Bando de la Huerta

HISTORIA DEL BANDO DE LA HUERTA

          El Bando de la Huerta es la Fiesta murciana por antonomasia. Se celebra ahora en la tarde del primer martes de Pascua de Resurrección y es  la apertura festiva de las Fiestas de Primavera de la ciudad  de Murcia y de todo su cinturón metropolitano. En las plazas y jardines de los barrios más importantes y significativos, los días previos al gran desfile del Bando de la Huerta, las peñas huertanas instalan las denominadas “barracas”, -casas realizadas con barro, adobe y cañas, y decoradas con enseres cuya antigüedad se remonta en la mayoría de ocasiones al siglo XVIII- lugares en los que tanto los murcianos como quienes visitan la ciudad en esos días pueden degustar la gastronomía tradicional de Murcia, a la vez que disfrutar de actuaciones folklóricas.

El día del Bando es la fiesta de la exaltación huertana. Una explosión de color y alegría en la que participa toda la ciudad y su huerta, ataviados con el traje regional, integrándose en el desfile o bien recorriendo las calles de la capital desde primeras horas del día hasta bien entrada la madrugada de la jornada siguiente. El visitante no puede sustraerse a la alegría y al júbilo reinantes, se siente feliz de participar en un acontecimiento de esta gran magnitud.

El origen del Bando de la Huerta está datado en el año 1851, cuando un grupo de jóvenes, la mayoría de ellos estudiantes de medicina en Madrid, regresan a su casa por vacaciones, y de forma improvisada, sorprende a la ciudad de Murcia con una comitiva que recorrió las principales calles de los barrios de S. Antolín y S. Agustín, ataviados con una larga capa huertana, entre otras prendas.

La siguiente  referencia cronológica se produce tres años más tarde, en 1854, fecha probada documentalmente, el Bando de la Huerta desfiló durante el día, sus participantes vestían los trajes típicos de la huerta y se leían bandos escritos en panocho, tanto en prosa como en verso. Este Bando se constituye de seis u ocho carrozas, dotadas de alfalfa, murta, palma y naranjos. Sus participantes van comiendo sémola de panizo o bollo o sardina, comida habitual del huertano.

Será 1934 el año en el que el Bando sale por primera vez por la tarde, partiendo de la plaza de Sto. Domingo  y originando una polémica, recogida por la prensa de la época, debido al cambio de horario del desfile. El desfile de ese año, abría la portada del periódico ABC que en sus páginas glosaba las fiestas de Murcia y también a partir de ese momento, el desfile del Bando de la Huerta abandonará definitivamente su horario matinal para pasar a celebrarse por la tarde.

Concluida la guerra civil española la participación en él fue escasa, pero la proliferación de grupos folklóricos de la Sección Femenina y de Educación y Descanso fueron incrementando el número de gentes que figuraban en el Bando y en poco tiempo los participantes aumentaron de forma sensible. En la segunda mitad de los años 70 del siglo pasado, empiezan a constituirse las peñas huertanas, lo que ha supuesto una mayor consistencia y participación masiva en el Bando. Es entonces cuando el Ayuntamiento de Murcia declara jornada festiva local, el día de la celebración del Bando de la Huerta.

Desde entonces, cada año el martes siguiente al domingo de Resurrección, la ciudad es un eclosión huertana, folklórica, una multitudinaria proclamación de fiesta participativa. Desde las primeras horas de esa jornada, las calles aparecen abarrotadas de gentes vistiendo el traje regional murciano. La ofrenda a la Virgen de la Fuensanta, la misa, su procesión por las calles de la ciudad, la asistencia masiva a las barracas, a cargo de las peñas, donde se dan a degustar los más típicos platos y guisos de la gastronomía murciana, así como diarias demostraciones de folklore regional.

Por  la tarde, a las 17.00 horas, se inicia el singular desfile del Bando de la Huerta. En él, como ya se ha comentado se pueden apreciar, ver y disfrutar las tradiciones y costumbres de la huerta: vestuario tradicional, aperos de labraza, música, labores típicas, profesiones rurales ya desaparecidas, grupos folklóricos, carrozas de cartón piedra y otras con tracción mecánica adornadas, cada edición, por las peñas huertanas participantes.

Todo esto constituye un gran desfile de más de 5 kilómetros que discurre por el centro de la ciudad de Murcia y donde se dan cita más de 600.000 personas, a lo largo de todo el recorrido, disfrutando y participando de la generosidad del huertano que, desde las más de 60 carrozas, reparten gran variedad de productos de la huerta, así como de otros productos derivados del cerdo, además de bebidas y refrescos, que hacen las delicias de los espectadores.

Hasta consolidarse como uno de los festejos más populistas y participativos de la Región de Murcia, el Bando de la Huerta ha sufrido numerosas variaciones a lo largo de su historia. Desde la poca participación de gentes de sus inicios, a la masiva incorporación de vecinos de la capital y de las pedanías y municipios cercanos a Murcia. Desde las escasa, pero artísticas carrozas realizadas en cartón piedra por los más afamados artistas de la ciudad que en el desfile participaban, a las numerosísimas carrozas artísticas, costumbristas y populares que lo hacen hoy.

El Bando de la Huerta se ha convertido desde hace muchos años en uno de los dos festejos más populares y entrañables de las Fiestas de Murcia, además de ser la gran exaltación de la huerta, de su historia y costumbres. Goza de un fervor apabullante, orgulloso. Ha sido, es y será el motivo del constante  florecimiento de las peñas huertanas, ya que es el motivo y fundamento de la entronización de los valores tradicionales y populares del Municipio de Murcia.

El Bando de la Huerta está declarado de Interés Turístico  Internacional por la calidad del desfile, su originalidad y su extensa historia.

Videos Desfiles Bandos de la Huerta